lunes, 23 de noviembre de 2015

Lucky Luke

INTRODUCCIÓN:

Infogrames, o la compañía del armadillo, como era conocida de forma amigable la gran empresa francesa, fue el símbolo, ya no de una generación, sino de varias. En su haber se cuentan grandes juegos para PC si nos referimos a su más gloriosa época, pero también será siempre recordada (aunque todavía existe bajo el nombre de Atari) por sus múltiples producciones y distribuciones de juegos, sobre todo para consolas de 16 bits en Europa, basados en personajes de cómic, como pueden ser Los Pitufos, Spirou, Tintin, o el que nos ocupa en este caso, el genial pistolero, el vaquero más rápido y chuleras de la historia, Lucky Luke, que también es una creación francesa, como no podía ser de otro modo, aunque encaje más con la cultura más occidental.

Fue uno de los últimos juegos de la historia de Super Nintendo en llegar al mercado de nuestra añorada consola, en el año 1997 aunque cuando lo probéis os daréis cuenta de que técnicamente tampoco dista demasiado de otras producciones de la compañía, ni mucho menos se acerca a las vacas sagradas de la consola. Nunca fui demasiado aficionado a sus cómics, pero si que recuerdo con muchísimo cariño y nostalgia la serie de dibujos animados (y sendas pegatinas en el cabezal de mi cama) que me han llevado directamente a probar este sencillo y divertido juego y a rememorar a este simpático personaje del cual, por cierto, hace mucho tiempo que no sé nada…

TRAMA:

Los cuatro hermanos Dalton (Joe, William, Jack y Averell), como curiosidad, basados en otros cuatro personajes distintos creados con anterioridad, son bandidos y eternos rivales de Lucky Luke a lo largo de todas y cada una de sus tiras cómicas, los gamberros (más que delincuentes) más temidos del lejano oeste. Como es natural, no se podía concebir ningún videojuego, ni nada relacionado con el famoso vaquero, sin que estos cuatro hermanos aparecieran para dar la brasa a nuestro amigo. Su ya natural facilidad para fugarse de las penitenciarías del lugar da forma a nuestra historia, y es que Lucky Luke tendrá un largo camino por delante que recorrer, lleno de peligros y obstáculos, siempre pisándoles los talones a estos cuatro forajidos con la ayuda de Rantamplan y su perezoso caballo Jolly Jumper.

Si bien la trama en la que se basa el videojuego podría haber sido la base para cualquier tira cómica de su tiempo, nunca deja de ser un placer extra poder recorrer los lugares de los que en alguna ocasión todos hemos leído algo o visto en la serie de televisión (que recuerdos…) a los mandos de nuestra Super Nintendo. No solo sus mejores y más conocidos amigos serán protagonistas o ayudarán en algún momento del juego. Algunos de los estereotipos más chistosos también saldrán a escena, como el clásico banquero acobardado o el fantasma de algún viejo truhán que se resiste a desaparecer. Pero tantas veces ha conseguido nuestro héroe esta gesta… ¿cómo no lo va a lograr esta vez?

GRÁFICOS:

Obligatorio para empezar con este apartado es comparar o al menos enumerar las múltiples referencias y afinidades del juego con el cómic en el que se basa, con el personaje y su universo en general. El lejano oeste es el hogar de aquel solitario vaquero que siempre tenía un largo camino hasta llegar a casa. Sin embargo, el entorno que recorreremos no se queda ahí en absoluto, ya que hay un gran espectro de lugares por delante para recorrer e investigar, a cada cual más variado y colorista. Cada casa, cada objeto y cada lugar que nos encontramos están diseñados con mimo para no desentonar en el vasto universo de Lucky Luke. Caravanas y salones en los poblados, vagonetas y carbón en las minas, desorden y piedras en las cárceles… Su calidad técnica
no es especialmente remarcable, ya que no destaca entre otros juegos de la compañía, pero esto no quiere decir que no sean muy agradables a la vista tanto por su simpatía como por sus animaciones y su vasto colorido. Además, el tema de las animaciones siempre fue uno de los puntos fuertes de Infogrames, y nuestro protagonista se mueve con mucha gracia y fluidez cuando corre, dispara, salta, o hace piruetas para acabar con los enemigos de la forma más vacilona que se os ocurra.

Los colores son bastante vivos salvo en las fases que transcurren en interiores, que son algo monótonas en cuanto a paleta. Encontraremos algunos degradados muy interesantes y un scroll bastante suave gracias al cual nunca se descentrará el personaje ni le perderemos de vista. Hablando de planos, hay algunas secuencias realmente interesantes con varios de ellos, como la fase del tren (sin duda, mi gran favorita) en la cual podremos disfrutar de el efecto de movimiento independiente de las nubes creando una sensación de movimiento genial en esa oscura y tormentosa fase mientras cabalgamos a la par que el tren sobre nuestra montura, también perfectamente animada. Otro interesante detalle que nos sorprenderá es la suave gradualidad con la que oscurece, del día a la noche, en la fase del tótem, en la que llegaremos a tener que fijarnos muy bien en las últimas horas del día para distinguir los elementos y enemigos.

Es un juego que posee unos gráficos realizados con mucho gusto por el detalle. Recorrer los pasillos del Saloon con su piano, su barra de bar, sus escaleras y sus adornos homicidas es un auténtico placer, pero no todo es siempre avanzar, ya que hay fases que se escapan de esta tónica. Me estoy refiriendo a los bonus, y no me refiero a aquellos en los que echamos un pulso a nuestro caballo o disparamos a botellas que vuelan por doquier, sino a las cortas fases con perspectiva en 3D. Eso sí, en entornos muy sencillos, y sin embargo eficaces y originales, como aquella en la que nos persigue un tornado, que cuenta con diseños totalmente exclusivos. La resolución es lo suficientemente buena como para que se puedan apreciar todos los detalles del atuendo de nuestro  protagonista, pero también para poder disparar sin problemas a los objetos que bajan del río o saltar las rocas que aparecen en nuestro camino a lomos de Jolly.

SONIDO:

Para disfrutar como está mandado de la banda sonora de este Lucky Luke para Super Nintendo, lo suyo sería ponerse un sombrero a la usanza del oeste, un pitillo en la boca (o mejor una ramita seca, que es más sano) y acomodarse en una vieja mecedora con las piernas en alto, porque la gran mayoría de los temas que la componen abrazan descaradamente este estilo tan sureño y festivo que se debía vivir en los grandes saloons de la época. La cantidad de instrumentos ligados a esta cultura con la que cuentan las composiciones es tan solo un guiño a este estilo musical tan folklórico. Podremos encontrar desde banjos hasta arpas de boca pasando por pianolas, con unos ritmos ideales para encaminar a Lucky Luke, con su parsimonioso andar hacia el objetivo de cada una de las pantallas. En general destilan simpatía por los cuatro costados, aunque nos encontremos a veces en lugares más bien lúgubres y oscurecidos.

Los compositores ya hicieron sus pinitos musicales con otros juegos de Infogrames para Super Nintendo. En esta ocasión, las melodías no difieren en exceso a nivel técnico, en cuanto a calidad de instrumentos, etc. de lo que podríamos encontrar en algún otro juego de la compañía, excepto que aquí se ha dotado a las composiciones de evidentes aires occidentales. No son excesivamente grandilocuentes, pero todas comparten ese tono aventurero tan necesario en un juego lleno de acción, y a la vez te harán esbozar una sonrisilla mientras maldices a los enemigos que saldrán a tu
paso. Curiosamente, conforme avanzan las fases, los temas van perdiendo cierta fuerza y protagonismo, a veces tornándose más discretas o más sosas, pero siempre llega un puntito distinto que se desmarca y casi sorprende. Si encontramos piezas bastante feotas como la de la última fase, monótona e insípida, siempre hay alegrías hacia el final, como la que nos acompaña a lomos de Jolly Jumper. Se echa de menos algún tema perteneciente a la serie de dibujos (otra vez me condiciona la nostalgia para decir esto…)

JUGABILIDAD:

Lucky Luke (titulado sencillamente así el juego) es una mezcla de acción, plataformas y una sazonadita de exploración, aunque tendiendo claramente hacia el primer género. Tiene varias situaciones para hacerte caer, cuando no es un vacío, es uno de los hermanos Dalton acechando tras la puerta destrozada de una habitación penitenciaria, aunque no van más allá de la variedad que podamos encontrar en cualquier juego del género y/o de la compañía Infogrames. Los enemigos u obstáculos nos pueden sorprender dos, tres veces a lo sumo, pero al estar siempre situados exactamente en el
mismo lugar, siguiendo un mismo patrón y no precisamente de forma demasiado estratégica, con un poco de calma y atención, pronto nos conoceremos de memoria cada rincón de las fases (a base de prueba y error este juego es pan comido), y solo la falta de memoria o un salto mal calculado podrá dar al traste con algunas de las vidas. Todo esto es igual a decir que Lucky Luke no es un juego complicado en exceso, lo que permite recorrerlo tranquilamente sin demasiados sobresaltos, disfrutando de sus escenarios y sus divertidas situaciones.

Como sucede en este tipo de juegos con alguna pincelada plataformera, se pueden recorrer andando, pero es más aconsejable (y más rápido y divertido) hacerlo corriendo, una acción que a la larga nos dará sus frutos. Pero usar sus piernas y dar grandes saltos no es son las únicas acciones que el bueno de Luke es capaz de ofrecernos. Como todos recordamos, siempre fue el vaquero más rápido del oeste con su pistola, incluso más que su propia sombra, pero nosotros somos quienes ponemos la rapidez de acción y anticiparnos a nuestros enemigos, bien esquivando, bien tirando primero. También es
capaz de balancearse, trepar, poner dinamita… Todo ello con una gran sencillez de manejo, al igual que sucede en la mayoría de los videojuegos protagonizados por sus compañeros de cómic. Cuando menos lo esperemos, nos toparemos con una fase de bonus que cambia radicalmente el control (también lo simplifica), en las que tendremos que tener buena puntería, rapidez de botón, reflejos para esquivar… hay bastante variedad, y son las únicas que no poseen un jefe final, aunque en el resto, estos adoptan en muchas ocasiones forma de algún tipo de prueba.

Luke puede disparar en distintas direcciones, algo sobre lo que convendrá tener control, pero también sobre nuestra propia rapidez de reflejos, sobre todo en las últimas fases, en donde te pueden acribillar casi sin darte cuenta. Pero me mantengo en lo dicho: no es un juego difícil y de hecho, es apropiado para todas las edades. La respuesta es casi inmediata, aunque hay saltos que son bastante inexactos, sobre todo en plataformas pequeñas o alejadas. El esquema de las fases no es lineal, pero tampoco es
laberíntico. Tras unos pocos intentos (ya he dicho que el juego funciona así) ya nos orientaremos perfectamente y conoceremos el paradero de los distintos objetos que nos abrirán paso. Si tengo que quedarme con una fase, por encanto, por dinamismo y por diversión, esa es la del tren, con una dificultad muy bien calibrada, unos gráficos de cine y bastante velocidad, especialmente la parte que se desarrolla a lomos de nuestra montura, que pondrá a prueba nuestra capacidad de reacción.

CONCLUSIÓN:

Fue mi hermano quien introdujo este Lucky Luke en mi colección de Super Nintendo y no yo y de hecho, sin tener casi ni idea sobre videojuegos en aquellos tiempos, escogió un título muy apropiado con el que cualquiera puede disfrutar, pasar un buen rato sin más pretensiones que terminar el juego en 4 o 5 asaltos. Requiere concentración, memoria y rapidez, pero todo en dosis bastante moderadas. Los jefes finales no suponen un problema, quizá salvo el último que nos puede dar la lata un poco más de lo normal… hasta que adivinemos el truco. Y si buscas simplemente disfrutar del personaje y de todo el entrañable universo que siempre le rodeó, aquí podrás encontrar de todo: desiertos, pistolas, salicornios rodantes, indios, descensos en barca, saloons… Las escenas entre fase y fase, pese a no ser ninguna maravilla, nos traen grandes recuerdos, aunque en general todo es muy fiel al cómic / serie de televisión.

En una época en la que apenas dispongo de tiempo para mi ocio favorito, he rejugado este Lucky Luke después de muchos, muchos años, y la conclusión ha madurado respecto a su tiempo, aunque tampoco demasiado: me sigue pareciendo un juego simpático, sencillo, que no pretende sobresalir, apto para fans del personaje y juegos de acción plataformas cuyo scroll nos permita disfrutar de cierta calma. ¿Qué le diferencia de otros juegos de la compañía Infogrames? Pues en realidad muy poco, solo el cambio de entornos (aunque el estilo visual no deja de ser similar) y personajes, pero tampoco cambia la esencia agradable y gráficos coloristas y resultones sin pretensión. Hoy día vivimos rodeado de grandes superproducciones de millones de dólares, pero yo sigo echando de menos este tipo de juegos de segunda fila (por decirlo así) que sabían cautivarte a pesar de su sencillez en casi todos los aspectos.

- Lo Mejor del Juego: Tanto el control del personaje como su aprovechamiento en todas las fases son bastante buenos. El universo Lucky Luke es fidedigno e ideal para simpatizantes. Fases relativamente variadas.

- Lo Peor del Juego: Es un juego demasiado sencillote a veces en muchos sentidos, incluidos los final boss, y apenas tiene alicientes para rejugarlo una segunda vez. El bonus del pulso es un poco pesado.

6 comentarios:

Master Trueno dijo...

Perdona que te pregunte por que has dejado el otro blog el pequeño rincón de los grandes RPG? si se puede preguntar ya que molaba tus análisis allí como los de aquí.

P.D: Gracias a tu otro blog me anime a crear el mio también de RPG que me gustan tanto clásicos como modernos me entristece un poco que el pequeño rincón este abandonado.

salu2

Master Trueno dijo...

Qué recuerdos me trae este grandioso juego de mi niñes pero lo he jugado en su versión de PC pero aun así me molaba todo lo que has escrito en el análisis es como es el juego es divertido hasta hartarte y si la verdad era sencillo pero no tanto en el nivel difícil a mi me parece en dicho nivel me a costado lo suyo una vez que lo probé en esa dificultad pues nada gracias por esta gran reseña que haces siempre y perdón por este segundo comentario ya que te comente anteriormente lo del otro blog.

salu2 tío

JaviMetal dijo...

Hola Master (muy guapo el avatar de Lufia II, por cierto). Como mucha gente ha comprobado y me ha comentado, mi otro blog, El Pequeño Rincón de los Grandes RPG está en horas bajas. Esto es debido en su totalidad a la absoluta falta de tiempo (y de vida, porqué no decirlo así). En esta situación y condiciones, no puedo dedicarle el mimo necesario a ningún juego de este tipo para jugarlo, disfrutarlo, sentirlo y analizarlo, y para mí estas cuatro constantes son imprescindibles. De todas formas, insisto, solo pasa una mala (y larga) racha, y os doy las gracias a todos los que me preguntáis por él. Podéis estar seguros de que, en cuanto organice mi vida, mi blog de RPG, que de hecho es la niña de mis ojos de entre todos los que tengo, resurgirá de sus cenizas.

Un saludo.

Master Trueno dijo...

Gracias por lo del avatar y referente a tu respuesta pues nada entiendo eso el tiempo siempre falta y espero con ansias el retorno del fénix dormido de tu blog sin mas me despido de momento XDD si te interesa puedes pasarte por mi blog y opinar y tal.

salu2

Master Trueno dijo...

Se me olvide decirte que también soy Heavy por lo que veo tienes un blog de heavy metal eres la hostia tío, sigue así.

salu2

JaviMetal dijo...

Ya digo, que no es falta de pasión ni de ganas, tan solo es falta de organización y tiempo, el ritmo de mi vida cambió bastante hace un año y desgraciadamente ya nada es lo mismo. No será fácil retomar el sagrado camino del RPG y no será algo inmediato, pero cuando vuelva a él de nuevo, será para no dejarlo nunca.

Sobre lo de mi otro blog, así es, es el blog más antiguo que llego, más de 10 años (que se dice pronto), me alegro de que te guste.

Gracias por todo, un abrazo.

Publicar un comentario

Si te ha gustado, ¡escribe tu comentario u opinión!