miércoles, 5 de febrero de 2014

SD The Great Battle II - Last Fighter Twin

INTRODUCCIÓN:

Los crossover de personajes tanto reales como ficticios han inspirado un sinfín de videojuegos a lo largo de la historia en casi todos los géneros existentes, pero pocas sagas ha habido tan prolíficas como The Great Battle (y no solo para Super Famicom), aunque sea poco conocida para el gran público por el hecho de no haber salido nunca de tierras niponas. Tanto su estilo visual, como sus personajes son parte de la cultura japonesa, por lo que su recepción en el resto del mundo habría sido bastante limitada en cuanto a ventas, a pesar de que en esta saga todos se presentan con un aspecto super deformed que les hace más simpáticos y accesibles para todos.

Se conoce a la saga con el nombre de Compati Heroes Series, y de hecho, el título que inauguró la serie apareció en 1990 para Famicom y continuó creciendo hasta dar a luz cinco entregas para Super Famicom y pasar, más adelante, por consolas como Playstation o Game Boy Color, hasta llegar hasta nuestros días vía PSP, y generando productos al margen de los videojuegos, como mangas o animes enfocados principalmente al mercado japonés. Lo cierto es que analizo la segunda parte porque fue la primera que probé y me cayó en gracia mucho más de lo que imaginaba en un primer momento, por sus simpáticos personajes, su colorido su estilo de ciencia ficción y su música de fantasía.

TRAMA:

Normalmente no suelo elegir juegos puramente japoneses para jugar y posteriormente analizar, a no ser que su historia sea más o menos comprensible o bien sea prescindible para captar la esencia del juego. En este caso es una decisión a medias, ya que el juego se puede terminar sin ningún problema desconociendo su historia (su dificultad ya es otro cantar) y su menú de opciones es bastante básico como para entenderlo por encima, pero el juego es muy insistente en su historia a lo largo del desarrollo, entre fase y fase, cuando se nos muestran escenas de su evolución y es aquí donde me pierdo totalmente, ya que lógicamente no entiendo ni una sola palabra.

Por si fuese poco, y es algo que me ha sorprendido bastante, hay poquísima información del juego en la red más allá de las típicas páginas web recopilatorias que lo nombran de pasada o lo describen con un par de líneas insustanciales. Por lo poco que he podido averiguar, la historia comienza en el momento en que varios enemigos de Ultraman y Gundam se acercan a la Tierra con el propósito de invadirla. Pero nuestros héroes, desde su base secreta a unos pocos kilómetros del planeta, velan por nuestra seguridad y auguran el peligro. Una historia tan sencilla en principio parece ser que da para mucho, pues dependiendo de ciertos factores podremos ver algunas historias paralelas, incluyendo una boda del mismísimo Ultraman.

GRÁFICOS:

Principalmente serán reconocidos, una vez más, por el público japonés que, aparte de adorar a los personajes protagonistas, también sabrán apreciar los extraños entornos del juego, a veces futuristas, otras veces cautivadores (como el fondo marino de una de las fases a las que más cuesta acceder de primeras) y otros misteriosos, como el antiguo Egipto, pero a los que siempre se les saca el máximo partido, no siempre aprovechando el potencial de la consola, pero sí en gran parte su paleta de colores y sus características para generar un scroll suave y sin saltos, unos movimientos ligeros y unas animaciones rápidas, con varios enemigos en pantalla sin que se produzcan ralentizaciones más que en momentos muy puntuales. El tono cómico embarga cada uno de los escenarios, sobre todo gracias al aspecto de los personajes y enemigos, todos ellos super deformed, es decir, cabezones y paticortos, pero con muy mala leche a la hora de pelear.

Los fondos están llenos de detalles y varios planos de desplazamiento (y no olvidemos los ondeantes fondos de la fase acuática, que destaca especialmente), pero también en primera línea existen sprites como señales o columnas que veremos pasar por delante de nuestro personaje. Todo esto otorga un aspecto muy dinámico al conjunto que se desplaza con una suavidad de agradecer, aunque a veces el movimiento de pantalla puede ser algo traicionero, ya que nuestro protagonista se desplaza a
mayor velocidad que él y nos podemos acabar dando de bruces con algún enemigo sin quererlo. No me ha gustado nada, por ejemplo, la posibilidad que tienen algunos enemigos de esconderse tras los límites de la pantalla para lanzar proyectiles que no podemos detener y difícilmente esquivar. La mayoría de estos hacen gala de un diseño simpático y original, y cada fase en concreto tiene enemigos propios y otros comunes, incluidos varios final boss, que aparecen al final de cada tramo y tienen un aspecto único.

Los alardes gráficos más notables vienen a la hora de emplear las capsulas de energía recogidas en forma de un demoledor súper ataque, que es distinto en cada personaje. Esto y la apariencia de cada uno es la única variación que encontraremos al elegir uno u otro, cosa que se puede hacer en cualquier momento de la fase. Por lo demás, mismos patrones de ataque y similares animaciones para todos. Paisajes hay para todos los gustos, como digo, desde la sobria calle del comienzo del juego, pasando por una zona volcánica inundada de lava, incluso un sombrío bosque bañado por la lluvia, que poco a poco se va aclarando y soleando y es mi escenario favorito por su belleza visual. Las escenas entre fase y fase también dan sensación de vistosidad, y es que en general este apartado no destaca como el mejor pero también es cierto que entra muy fácilmente por los ojos.

SONIDO:

Continuando con la tónica general, el juego nos presenta unas melodías de corte bastante nipón, aunque no estereotipadas como lo podrían ser en, por ejemplo, Legend of the Mystical Ninja. Son las clásicas melodías que gustan tanto a los japoneses, con su toque épico dentro de la acción. Se podría decir que algunas tienen aires orientales, pero en general tienden más a adaptarse a los lugares, desde la misteriosa melodía de la intro, o la animada tonadilla que escucharemos entre las dunas del desierto, que se adapta como un guante a la acción y esta sí es puramente de beat’em-up de toda la vida. No faltan aquellas que sorprenden, como la del castillo helado, lenta, armoniosa, casi ambiental. No son demasiado largas en duración, por lo que se repiten bastante cíclicamente, pero sin llegar a cansar, y además podremos escucharlas siempre que queramos en el tester del menú de opciones de la pantalla principal.

Son unos cortes ideales para un beat’em-up clásico ya que persiguen la acción sin complicaciones y están llenas de ritmo, pero igualmente podríamos extrapolarlas a un juego de plataformas e igualmente encajarían a la perfección. Curiosamente las que más me han gustado son las de las fases que más cuestan de ver (fondo del mar y superficie lunar). En cuanto a efectos de sonido, también se puede decir que incluye una gran variedad que también podremos escuchar en el test de sonido, pero no esperéis gran cosa, la mayoría se parecen mucho entre sí y, aunque hay varios para los golpes, cuesta diferenciarlos de primeras. La calidad es muy estándar, sonando algunos demasiado artificiales y opacos. Destacar que en la OST que he descargado hay un tema que nunca fue usado y que podría haber sido muy apropiado para ciertos tramos o incluso para los jefes de fin de fase como sugiere su rápido tiempo. Como es el único juego de la serie que he probado, no puedo compararlo en este aspecto con otras entregas.

JUGABILIDAD:

La primera impresión que podemos extraer es que se trata de un juego bastante exigente en su dificultad. Los primeros contactos con los enemigos serán bastante frustrantes debido al particular estilo de ataque de cualquiera de nuestros personajes que, como ya he dicho, comparten el mismo patrón de ataque y movimientos. Podemos elegir entre puñetazo y patada, cada uno con su estilo, pero en cualquier caso el corto alcance de nuestros golpes será un poco desesperante al principio. Conforme aprendamos a no fallar los ataques, todo irá cuadrando mejor, especialmente cuando dominemos el ataque de segada. Correr es algo incómodo, y muchas veces nos quedaremos a medio camino, recibiendo la consiguiente paliza, pero cuando nos acostumbremos al sistema de control, correr y golpear será un ataque clave para deshacernos de nuestros enemigos lenta pero eficazmente.

No es que el control sea deficiente, pero a veces nos costará bastante dominar el tiempo de respuesta óptimo, sobre todo al principio. A parte, nos encontraremos en algunos puntos con superficies inestables o con inercia, lo cual entorpece todavía más el control. Mediante un sistema de passwords, la temible dificultad a la que hice referencia en un principio se suavizara muchísimo, básicamente porque al introducir una clave se nos devolverá a la fase correspondiente pero no como la habíamos empezado, sino con todas las vidas y continuaciones disponibles, algo de lo
que no vamos muy sobrados, ya que el juego supone un reto suficiente como para que tres vidas y dos continuaciones se queden cortas. Lo mejor es, puestos a ser precavidos, encarar cada enemigo de forma individual, intentar ser rápidos y esquivos y no fallar los golpes. Si encajamos mal algún que otro jefe final, será este el que más problemas nos de, pero todos tienen su patrón de ataque definido y cuando les encontremos el punto resultarán casi insulsos, eso sí, salvando el final boss que es terrible.

Existen dos fases en concreto que, me ha resultado imposible el adivinar como aparecen o dejan de aparecer. Una de ellas es la que tiene lugar en el fondo marino y la otra en la superficie lunar. No he llegado a saber que es lo que influye a la hora de pisar o no estas fases, pero puede tratarse de varios factores, como el personaje elegido (yo me inclino hacia esto), el tiempo en que terminemos la fase anterior, el número de vidas, nuestro nivel de habilidad, el grado de dificultad… Como no dispongo de manual de instrucciones ni existe una traducción a ningún idioma es cuestión de utilizar
el método de prueba y error, pero aun así no he conseguido descubrir el motivo. El juego adolece de algún pequeño bug, como enemigos que quedan suspendidos en el aire o algunos golpes que no se reciben correctamente, pero no es nada que de al traste con la experiencia jugable, como tampoco lo son algunos “glitches”, como el de bloquear a los enemigos finales con el puñetazo. Algunos de los enemigos que aparecen en el juego formarán parte de nuestras peores pesadillas, como los que portan una lanza y un casco a lo Star Wars.

CONCLUSIÓN:

Últimamente voy enlazando un beat’em-up con otro, y es que siempre ha sido uno de mis géneros favoritos. Tras uno de corte más clásico como Final Fight 3, con personajes y escenarios barriobajeros de toda la vida, he optado por uno más desenfadado que está íntimamente ligado a la cultura japonesa sobre todo por sus personajes. A la hora de repartir golpes de forma rápida y sin complicaciones, es un juego ideal y no importa a cual de ellos elijamos, ninguno tiene claras ventajas sobre otro, pero parece ser que de alguna forma podemos cambiar la próxima fase de destino. La desesperante dificultad inicial se ve suavizada en cuanto conseguimos dominar los movimientos de los personajes. También gracias a los passwords, que decidí usar en mis últimas partidas debido a la pesadez del último mundo.

Argumentalmente no creo que deje muy satisfecho a quienes esperan una historia ingeniosa y completa de alguno de sus personajes favoritos, sea Gundam, Ultraman, Masked Rider o el misterioso Fighter Roar, uno de los más carismáticos que fue creado exclusivamente para esta saga. Los diseños de estos no están nada mal, pero me quedo con el del Gundam F91 por su nivel de detalle, aunque esto no es lo más importante cuando se trata de caricaturas super deformed, tan queridas por el público japonés. Desde aquí hago un llamamiento a todo aquel que haya pasado unas cuantas horas (bastantes, en mi caso) con el juego y haya descubierto como modificar el orden de aparición de las fases para que me ponga al corriente.

- Lo Mejor del Juego: Supone todo un reto en dificultad que agradará especialmente a los amantes del Tokusatsu japonés. El detalle de los escenarios y sus múltiples planos de scroll. Te engancha poco a poco.

- Lo Peor del Juego: El dudoso control y la dificultad inicial pueden hacer que te pierdas un buen juego. La historia es incomprensible debido al idioma. Algunos bugs menores. Los cuatro personajes son idénticos en cuanto a técnicas (salvo los movimientos especiales).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado, ¡escribe tu comentario u opinión!