jueves, 28 de abril de 2011

Goof Troop

INTRODUCCIÓN:

No hay duda de que Capcom es una de las compañías cuyos frutos más han alegrado la vida a los usuarios de Snes durante su existencia. Ellos tienen en su haber todo un catálogo de los mejores juegos aparecidos para la consola, junto con Konami, Rare o la propia Nintendo. Pero matizando un poco más, la alianza entre Capcom y Disney también dio excelentes resultados, presentándonos, por ejemplo, los magníficos Aladdin o The Magical Quest starring Mickey Mouse. Juegos de calidad incuestionable que marcaron varios puntos de referencia en el listado de juegos de la consola. El que nos ocupa hoy es el Goof Troop.

Escogiendo a Goofy y Max, personajes que no se han prodigado en exceso en la historia de las consolas, Capcom nos presenta un juego fresco y atractivo en el cual, solo o con otro compañero deberemos arreglárnoslas para resolver una serie de puzles, acabar con montones de enemigos y otras tretas que los buenos de Capcom han introducido en el programa, con una mecánica divertida a la par que adictiva.


TRAMA:

Transcurre un placentero día de pesca para Goofy y Max quienes disfrutan en su barca de la tranquilidad. Pero pronto aparece frente a ellos la enorme sombra de un barco pirata, raptando a sus vecinos Pete y PJ. Se acabo la paz para Goofy y Max, quienes raudos acudirán al rescate de sus compañeros que han sido raptados por la fuerza y trasladados a la isla pirata. Como buen equipo que forman, no dudan en infiltrarse en la isla, a sabiendas de que un gran número de peligros les acechan.

Lamentándose por la suerte del viejo Pete, no tienen ni idea de que los bucaneros de la isla le han confundido con su capitán pirata, Keelhaul Pete (que fue tragado por una ballena varios años atrás y cuyo parecido físico con Pete es innegable) y le están dando la gran vida, fiestas, comilonas… etc. Ignorando esta situación, Goofy y Max (cada jugador controla a un personaje) harán todo lo posible por liberar a sus colegas de su rapto. El juego nos va desvelando la historia a medida que vamos superando fases y lo hace mediante una serie de secuencias, al mas puro estilo Disney / Capcom con sus textos e imágenes correspondientes.

GRÁFICOS:
Una vez más, puro estilo Disney / Capcom (o viceversa, como se prefiera). Aspecto colorista, vivo y alegre en sus gráficos, con una resolución correcta y con animaciones bastante buenas (aunque inferiores a lo que nos tiene acostumbrados el dúo). Se nota el buen hacer de los grafistas en los escenarios, detallados y bastante variados con unos sprites de tamaño bastante aceptable. Recorreremos con nuestros dos amigos varios paisajes distintos dependiendo de la fase, desde los exteriores de la isla, con sus palmeras, puentes de madera y demás hasta el interior del barco donde tienen “secuestrado” a Pete.

Pienso que para tratarse de una pareja tan cómica, podrían haber introducido algún guiño más a los dibujos de televisión o algún destello de humor, sin embargo donde no hay queja alguna es en el diseño de estos, muy fiel a lo que podemos ver en sus películas o series de dibujos. Lo mismo podemos decir de sus enemigos: aunque la variedad es más bien escasa (los final boss ya son otra historia) todos los personajes malvados están representados con gran fidelidad. Los jefes de final de fase son originales y graciosos, nos enfrentaremos a 5 de ellos, uno por cada fase, hasta llegar al maléfico pirata Keelhaul Pete. Me quedo de largo con los dos esqueletos, uno azul y otro rojo que salen al final de

Cada zona concreta ocupa una pantalla entera, por lo que el scroll en el juego es prácticamente inexistente. Aunque la perspectiva sea aérea y pudiera tener aspecto de RPG o similar, nada más lejos de la realidad, el paralelismo con el género empieza y termina por la vista. Se encuadra más en el genero de acción / puzle.

SONIDO:

Cada una de las cinco fases en las que se divide el juego cuenta con su propia melodía. Varían entre ellas, pero son de similar factura, temas moviditos, de acción, que se tornan más inquietantes cuando llegan los jefes de final de fase. Algunas tienen especial tinte a dibujos animados, como la música que suena durante la pantalla de presentación. Sin duda la que más se pega es la de la primera fase. Las secuencias que narran el argumento van acompañadas de su propia música, así como el mapa que nos muestra el recorrido que han de hacer nuestros protagonistas. Mantienen la mayoría un ritmo muy tropical, muy isleño si se le quiere llamar así.

Aunque en general son bastante pegajosas y de calidad, hay que señalar que ciertos instrumentos utilizados suenan un tanto artificiales, haciendo que ciertas melodías suenen un poco estridentes o desafinadas. Se nota aquí que es un título perteneciente a las primeras hornadas de juegos para la consola. En originalidad, me quedo con la de la última fase, quizá la más misteriosa del juego. Los efectos de sonido están bastante bien hechos y algunos suenan de maravilla como el choque entre dos piezas metálicas o al estrellarse barriles o sucedáneos contra el suelo. Aparte de estos no hay ninguno que destaque en particular.

JUGABILIDAD:

Este es el perfecto ejemplo precisamente de la poca variedad de géneros que quedan hoy en día. Una mecánica sencilla y adictiva, transparente, que busca aparte de la diversión darle unas cuantas vueltas a nuestra cabeza. Hay una gran diferencia entre jugar Goof Troop solo y hacerlo acompañado por alguien. Las posibilidades son mucho mayores si se comparte con algún colega. Desde facilitar mucho las cosas a trabajar en equipo, que puede aligerar mucho el desarrollo de puzles y trozos de acción. Es mucho más divertido así, si bien en el modo de un solo jugador mantiene totalmente la esencia del juego. El control sobre el personaje es fantástico y si bien dependiendo de a quien manejes actúa de una forma u otra (uno es más fuerte y el otro más rápido, por ejemplo) para ambos jugadores no supondrá ningún problema adaptarse a los controles en unos pocos minutos.

Las acciones que podremos realizar van desde coger objetos del suelo, disparar, cavar, tocar una campana, soportar una vela… Dependiendo de que objeto tengamos en el inventario le sacaremos su utilidad. Hay que escoger sabiamente, pues el espacio en el inventario es limitado y en muchas ocasiones habremos de deshacernos de algún objeto (que posteriormente podremos recuperar si es necesario). En este juego no veremos puñetazos ni patadas, tanto Goofy como Max noquean a sus enemigos a base de barrilazos y otras artimañas similares. También resolveremos multitud de puzles; la mecánica de la mayoría se basa en colocar ciertas piezas en el lugar marcado. En otras, consiste en activar cierto interruptor o cargarnos a todos los enemigos que aparecen en pantalla para que se abra una puerta o barrera.

La dificultad con la que se ha dotado al juego es escasa y esto puede ser un inconveniente, ya que en una simple tarde puedes terminar el juego sin mayores problemas. Los mayores escollos que se nos presentan son algún que otro puzle de piedras como los nombrados arriba o algún jefe (principalmente el último) durillo de pelar. Eso si, los últimos puzles se las traen, nos harán pensar de lo lindo, pero de hecho en eso estriba parte de la gracia del juego, en los momentos de darle vueltas a la sesera para ver de que forma podemos llegar a la solución de un determinado puzle, combinados con momentos de pura acción. La posibilidad de resolver los puzles entre dos es otra ventaja de compartir el juego.

CONCLUSIÓN:

Siempre que tengas la oportunidad de jugar a Goof Troop acompañado, no dudes en hacerlo. La diversión, ya de por si bastante elevada en el modo individual, se multiplicará muchas veces. Es quizá un juego demasiado corto, unas cuantas fases más le hubiesen venido de perlas para mejorar el resultado final. El balance es totalmente positivo. Capcom creó allá por 1993 un titulo que me atrevería a decir que ha ganado con el tiempo.

Por otra parte, si quieres disfrutar de gráficos amigables y coloristas, también es una buena opción, ya se sabe que el equipo Disney / Capcom eran unos expertos en hacerlo bien en Super Nintendo. La capacidad de sorpresa va en aumento conforme pasan las fases y la curva de dificultad, aunque demasiado permisiva como ya he comentado antes, esta bien definida. La capacidad de rejugabilidad del título se reduce a opciones como terminarlo en menos tiempo o cogiendo ítems que nos dejamos la primera vez. La verdad es que se deja disfrutar y mucho.

- Lo Mejor Del Juego: La simpatía de todo lo que rodea a los protagonistas incluidos ellos mismos. Jugarlo a dobles es una experiencia mucho más divertida. Solo su atractivo aspecto ya incita a hacerse con él.

- Lo Peor Del Juego: Su dificultad y duración son excesivamente bajas, sin embargo hay algún puzle que nos sacará de quicio. La música podría estar un pelín más trabajada para ser un producto de Capcom y Disney.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado, ¡escribe tu comentario u opinión!